La necesaria actuación de las Unidades de Verificación en Sanidad Animal

Elaborado por: Amexfal, Martes 10 de agosto de 2021- 09:00 hrs.

La verificación es el procedimiento mediante el cual se realiza la constatación ocular o comprobación mediante muestreo, medición, pruebas de laboratorio, o examen de documentos o procesos, productos, sistemas y establecimientos.

En SADER, las Unidades de Verificación (UV) son aprobadas por la Secretaría para realizar actos de verificación, en los términos de la LFMN y que comprueben el cumplimiento de lo establecido en la Ley, su reglamento y las disposiciones que emanan de esta Ley Federal de Sanidad Animal. 

Las disposiciones de sanidad animal y de reducción de riesgo expedidos por la secretaría pueden ser Acuerdos, Normas Oficiales, Normas Mexicanas – ahora Estándares-, circulares, reglas, lineamientos o manuales en materia de sanidad animal. Actualmente se reconocen los siguientes alcances para las Unidades de Verificación: Normas Oficiales Mexicanas y Manual de Buenas Prácticas de Manufactura.

El documento que hace constar el resultado de la verificación del cumplimiento de las disposiciones de sanidad animal o reducción de riesgos se conoce como dictamen de verificación y es expedido por la Secretaría o por una Unidad de verificación acreditada y aprobada. 

El Dictamen de Verificación es un requisito para diferentes trámites ante la Secretaría y puede ser requerido en forma anual o bianual, dependiendo del producto, establecimiento o proceso de elaboración. Estos son algunas de las actividades que requieren el Dictamen de Verificación:

·     Importación de Materias Primas.
·     Certificado de Buenas Prácticas de Manufactura
·  Establecimientos que producen, elaboran, almacenan o expenden productos para uso o consumo animal o que prestan servicios de sanidad animal.
·      Hospitales, Clínicas y Farmacias veterinarias
·      Establecimientos TIF.
·      Centros de Lavado y desinfección


Cada empresa debe elegir la Unidad de Verificación de acuerdo con sus intereses, como principales criterios para la elección de esta, podemos tener los siguientes puntos:

·    Vigencia: que la UV cuente con Aprobación Vigente.
·    El alcance: la UV esté aprobada para la normativa que la empresa busca demostrar el cumplimiento.
·  La disponibilidad: de acuerdo con las fechas necesarias es necesario asegurar que estas sean compatibles con las disponibles en la UV y sujetarse a un programa de trabajo.
·   Terceros Especialistas: es importante que la UV cuente con personal capacitado y con experiencia en el área específica, con un perfil enfocado al giro de la empresa.
·  La atención y la sencillez del proceso: es parte fundamental que la UV facilite el procedimiento y que de manera sencilla y rápida se pueda concluir y obtener el  dictamen.
·    La cotización y el costo: es importante contar con una cotización que sea clara y que abarque todos los intereses de la empresa, para poder comparar las diferentes opciones y poder elegir la UV acorde al presupuesto otorgado.
·     La confidencialidad e imparcialidad: las UV deben contar con una buena capacidad de imparcialidad respecto a la empresa, así como la confidencialidad de los procesos que se llevan a cabo.

Para asegurar que la Unidad de Verificación tiene la aprobación vigente por la Secretaría, en este enlace se pueden consultar las Unidades de Verificación, vigencia y su alcance a la fecha.

Para preparar la documentación y presentación de las instalaciones, servicios y procesos que se van a verificar es muy importante contar con un programa de trabajo que facilite el transcurso de la verificación. 

En Amexfal te asesoramos con los requisitos necesarios para la comercialización de tus productos para uso o consumo animal.

Compartir   

Amexfal Noticias 10 agosto, 2021

Patrocinadores







Compartir

Archivar


El laboratorio Interno de Control de Calidad, pt. 3: Laboratorio Interno de Control de Calidad APROBADO